Cuadras de caballos
Ozonizar cuadras de caballos es una técnica cada vez más extendida. Se aplica ozono tanto al ambiente como al agua de los bebederos evitando problemas de infecciones y contaminación además de eliminar olores.

 

El alojamiento del caballo, es un aspecto fundamental, para el buen desarrollo de las facultades del animal. Un buen alojamiento, debe proporcionar a los caballos un ambiente tan saludable como podría tenerlo fuera, y al mismo tiempo, darles una protección adecuada, respecto de la severidad de los elementos climáticos.
  
 Por todo ello, los establos deben guardar unos principios esenciales, como son:
- Mantener una temperatura uniforme.
- Que la atmósfera esté seca.
- Que el aire circule, sin provocar corrientes.
- Que exista una limpieza y DESINFECCIÓN constante. etc...
 
El OZONO realmente, puede suponer una ayuda inestimable.
 
 
 
 
UTILIDAD DEL OZONO EN LAS CABALLERIZAS: Tratamiento de ambientes
La acción beneficiosa, que ejerce el OZONO en el ambiente del establo, se puede desglosar, en una lucha en distintos frentes:
Anteriormente, dejamos patente, la importancia de la ventilación, y también la dificultad que entraña, conseguir el óptimo grado de ventilación. El ambiente en el establo no será el adecuado, produciéndose un continuo enrarecimiento del mismo, que afectará negativamente sobre el animal ocasionándole situaciones de stress. El OZONO actuará como un auténtico purificador del ambiente, produciendo una sensación de relajación en el animal.
 
El OZONO, gracias a su poder desodorante, elimina las moléculas productoras del mal olor, como por ejemplo aquellas, que proceden de las deyecciones y orines del propio animal. Se trata de derivados nitrogenados y sulfurados, que al mezclarse, producen en el establo un olor muy desagradable.
 
Aunque, es interesante eliminar el mal olor, por lo que de molesto pueda tener tanto para los animales como para su cuidador, la verdadera dimensión de la utilidad del OZONO hace referencia al aspecto sanitario.
 
Sabemos, que el mal olor es una importante fuente de atracción para los insectos y que éstos son los transmisores de un gran nº de enfermedades. Entonces, el OZONO, mediante la destrucción de las moléculas productoras del mal olor, actúa anulando la principal fuente de atracción para los insectos. Por lo tanto, el OZONO actúa como una barrera eficaz contra los insectos. En enfermedades como la anemia infecciosa equina (virus), el carbunco bacteridiano (bacillus anthracis), la encefalomielitis equina, etc.; tanto tábanos, como moscas y mosquitos entre otros, transmiten la enfermedad al caballo, a través de sus picaduras. El Ozono, supone en estas condiciones un importante obstáculo, para intentar salvar la proliferación de estas enfermedades contagiosas.
 
                               
 
Pero no sólo, los olores suponen un foco de atracción para los insectos, se debe considerar también la posibilidad de que el establo, no esté situado en el lugar más apropiado. Vimos como los lugares donde la humedad es excesiva, no son en absoluto recomendables para la instalación de un establo. Sin embargo, no siempre la ubicación es la adecuada. Así, la utilización del OZONO en establos localizados en zonas húmedas, donde la proliferación de insectos es muy alta, se hace necesaria si queremos confiar en que, los caballos se encuentren en unas condiciones mínimas de salubridad.
 
El OZONO, también puede desempeñar un papel importante en aquellos establos, que por su localización se encuentran rodeados de maleza con la consiguiente atracción de insectos y también en aquellos establos situados en las cercanías de aguas estancadas o de lento flujo. Tanto si la atracción de los insectos, tiene su origen en el interior de la cuadra, como si es debida a una mala localización respecto al entorno que la rodea, lo importante, es que los caballos se sentirán acosados por los insectos, de tal manera, que mediante una instalación adecuada de OZONO en el establo, podemos desviar se trayectoria, evitando las enfermedades y molestias que causan a los animales.
 
A parte, de proteger a la cuadra de la invasión de insectos, y de favorecer un ambiente limpio de sustancias irritantes, el OZONO, en base a su poder microbicida (destructor de gérmenes) es muy útil en la crianza de los équidos, puesto que, al eliminar los agentes infecciosos del ambiente, realiza una labor importante como preventivo, frente a enfermedades, cuyos agentes causales, entran al organismo del animal a través de las vías respiratorias. El OZONO, por tanto, en el establo y suministrado correctamente, ejercerá una acción microbicida importante, reduciendo en gran medida la contaminación del ambiente, repercutiendo de forma clara sobre la salud de los équidos.
 
Para concluir, se puede decir, que gracias a la acción purificadora del OZONO, el establo gozará de una atmósfera limpia, fresca y saludable.
 
OZONIZACIÓN DEL AGUA DE LAS CABALLERIZAS
 
Otra aplicación muy importante en el tratamiento microbiológico de las caballerizas es la ozonización del agua de consumo de los animales.
 
Normalmente se usa agua procedente de acuíferos, esta agua no se trata y el caballo la consume sin más. Son aguas con nitratos, pesticidas, cargas orgánicas, etc.
 
De este modo se recomienda la desinfección del agua con una tecnología que no deje ningún residuo en el agua. Y como esta tecnología es el ozono, se diseñan plantas para estos tratamientos. Lo ideal usar un depósito de almacenamiento para realizar una recirculación del agua y ozonizarla.
 
 
 
EL ozono oxidará cualquier compuesto y eliminará cualquier forma de vida del agua. De este modo se evitarán transmisión de enfermedades con el agua y se conseguirá un agua totalmente pura.
 
 
Otra aplicación del ozono en agua, es el uso en continuo de un equipo para desinfección y lavado de cuadras y del propio animal.
 
EL ozono tiene propiedades desinfectantes cuanto se queda un residual en el agua. Con el uso de un equipo en continuo, podemos disponer de forma portátil de un equipo de presión. Se limpiará la instalación y se desinfectará al mismo tiempo.
Esta técnica es usada por veterinarios para la desinfección de heridas de animales.