Aguas de proceso
En muchos procesos industriales se usa agua procedente de acuíferos o de la red pública, se almacena en grades depósitos y se introduce en las distintas etapas de elaboración. La ozonización garantiza la calidad de ese agua y elimina contaminantes.
Grandes proyectos hasta 24Kg
Equipos fabricados con las mejores calidades para grandes proyectos de ozonización de aguas.
Virolas de ozonización con distintas producciones desde 2 kg de ozono hasta 24 kg de ozono.

Tratamiento recirculación  3 a 20g/h
La gama Hidro ha sido diseñada para realizar tratamientos de ozonización a pequeña y mediana escala, tanto para flujos recirculados como para tratamientos en continuo. Una herramienta que ofrece alta eficacia de oxidación.

Ingeniería del Ozono SL, Zonosistem, diseña y fabrica generadores de ozono  para el tratamiento de aguas de proceso.
 
La ozonización siempre mejora la calidad del agua
 
El cloro, aunque mundialmente utilizado, es una técnica de desinfección en desuso, ya que sus efectos sobre el ser humano, son probadamente dañinos y perjudiciales. Irrita ojos, garganta, fosas nasales, así como la piel y el pelo.
Por otro lado, el cloro produce trihalometanos y compuestos órgano-clorados con carácter altamente cancerígenos. También produce sabores y olores medicamentosos desagradables para el consumo humano.
 
Por ello, Ingeniería del Ozono ha desarrollado una técnica más eficiente, natural y sostenible que garantiza la desinfección e higienización de aguas.
 
 
 
 
Resultados de la ozonización:
·         Desinfección total del agua usada en procesos productivos.
·         Desinfección de superficies si se usa el agua para limpieza con un residual de ozono.
·         Desinfección en todo momento del circuito de abastecimiento de agua y depósito de  almacenamiento.
·         Disminución de la carga microbiana en superficies de animales de matanza.
·         Disminución de la carga microbiana de la harina usada en fabricación de pan.
·         Mejora de la calidad del producto y de las instalaciones.
·         Garantiza que las inspecciones de sanidad no detecten ningún foco de infección.